lunes, 26 de marzo de 2007

Un fin de semana en Roquetas de Mar.

Aunque la temperatura de estos días no supere al sur de Alicante los 15 grados y las nubes tapen el sol, lo cierto es que ha llegado la primavera. Y el buen tiempo invita a salir de casa. Os propongo una escapada al buen tiempo, al relax y a la tranquilidad.

Estamos a un paso de Semana Santa, ¡por fin vacaciones!. Sí, pero lo cierto es que son unas vacaciones demasiado cortas: para muchos se limitan a los cuatro días que hay entre Jueves Santo y Domingo de Resurrección. Y lo cierto es que algunos no gozan ni siquiera de estos días. De modo que hasta el asueto veraniego nos quedan por delante unos duros meses. Pero, ¿quién es capaz de aguantar todo ese tiempo sin hacer un paréntesis en su ajetreada vida? Os propongo el lugar donde hacerlo: Roquetas de Mar, en Almería.

En verano debe ser una ciudad cara y plagada de turistas, pero ahora, que está prácticamente vacía, se muestra como el destino ideal para descansar. Además, los grandes hoteles orientados al mar ofertan sus servicios a unos precios muy económicos durante la temporada baja. Si tenéis la intención de disfrutar del hotel, de los paseos nocturnos por la playa, de las tranquilas visitas a la ciudad... no dudéis en escoger el alojamiento en régimen de pensión completa, los precios son sorprendentemente económicos y la comida, por lo menos en el hotel en el que yo me alojé, fabulosa. Para que os sirva de ejemplo: una noche en una habitación doble, en régimen de pensión completa en el hotel Hesperia Sabinal de 4 estrellas, nos costó 90 euros. No es nada caro, ¿verdad? Pues hay muchas ofertas como ésta, echad un vistazo a Muchoviaje

Y, ¿qué os parecen las vistas que teníamos desde el balcón de la habitación?


El mar es el principal encanto de Roquetas, una ciudad con una larguísima playa de piedra. Y eso, para los alicantinos acostumbrados a la fina arena dorada es algo muy llamativo. Observad estas fotos de la playa.


La ciudad sabe aprovechar los recursos que la naturaleza ha puesto a su alcance y, junto con el turismo, la pesca es su principal actividad económica. Os aconsejo dar un paseo por el puerto, donde podréis ver cómo los pescadores preparan sus redes para nuevas jornadas de pesca.


Aparte de las maravillosas playas, hay algo que no debéis dejar de visitar(si finalmente os decidís a realizar esta escapada): el faro. Se trata de una construcción al pie de una pequeña playa de arena. El paseo que conduce hasta él y las vistas que ofrecen sus miradores, dotan a este lugar de un encanto especial.


Justo al lado del faro se encuentra el Castillo de Santa Ana. Se trata de un palacio que fue completamente restaurado entre 1997 y 2003, ya que un terremoto lo destruyó, prácticamente en su totalidad (sólo permaneció en pie el baluarte de artillería del siglo XVII) en el año 1804. La construcción del castillo original data de entre 1501 y 1522. Han realizado sobre él una restauración muy digna que no pretende hacer pasar por antiguo lo que no es, han levantado los muros caídos y han respetado la única parte que se mantuvo en pie tras el seísmo. Y la verdad es que ha quedado precioso.


Si no conocéis la ciudad, animaros a visitarla.

2 comentarios:

federico dijo...

Hola , queria informarle que en este momento e creado un nuevo directorio , el link es http://tecnologiacultura.com/ ,
con el cual estoy trabajando diariamente apartir de ayer , si quieres agregar tu/s sitios no es complicado , llena
el formulario que son 4 casilleros , y pon un link hacia http://tecnologiacultura.com/ , si tienes un blog
agreganos a tu blogroll

Eva Paris dijo...

(Ni caso...) Me apunto este destino, como lo has descrito y por las fotografías parece estupendo!!
Besos y disfruta de las vacaciones...