jueves, 16 de agosto de 2007

El Círculo del Arte, Toledo.

La primera semana de julio estuve en Toledo. Es una ciudad preciosa, pero si tengo que describirla con una frase, me quedo con una coplilla que me cantó una toledana: “Toledo cuesta trabajo, cuesta trabajo, cuesta p΄arriba, cuesta p΄abajo”, ¡pero es que todo está cuesta arriba en Toledo!

La ciudad tiene un encanto especial que le viene dado por la muralla que rodea al casco antiguo, los preciosos edificios que lo forman, sus calles estrechas y empinadas, sus iglesias… sus muchas iglesias. Son tantas que es imposible mantenerlas todas como lugares de culto y oración, de modo que no es extraño encontrártelas transformadas en colegios, talleres mecánicos o bares.

Observad las dos fotos del principio, ¿qué muestran? una iglesia, contestareis todos. Pues sí lo es, se trata de la antigua iglesia de San Vicente, un templo mudéjar del siglo XIII. Pero a mí no me importaría que alguna de las ermitas de mi pueblo, que amenazan ruinas, se utilizase como este pequeño templo, ¿queréis verlo por dentro?

Me contaron que esta antigua iglesia estuvo cerrada durante muchos años, es tal el patrimonio de la ciudad, que es prácticamente imposible mantenerlo todo. En un afán de rescatar el edificio, se cedió a la Universidad de Toledo, que lo utilizó durante años como aula y, posteriormente como almacén. Viendo de nuevo que el edificio quedaría abandonado, ya que la universidad no tenía necesidad de él, el ayuntamiento o el obispado (no sé muy bien quién) lo cedió a una asociación cultural toledana llamada “El Circulo del Arte” para realizar allí exposiciones, conciertos… Pero con eso no se saca el dinero suficiente como para mantener el edificio, de modo que se dio a una empresa el uso del lugar como bar de copas. (Por favor, si algún toledano lee esto y me equivoco en algo, le pido que me corrija)

Así que ahora, la vieja iglesia es una sala de exposiciones de arte, un lugar donde se realizan monólogos, obras de teatro, una sala de conferencias, un espacio donde presentar libros, un local de conciertos… en definitiva, un espacio polivalente en el que, además, durante el día puedes tomar una cervecita con tu tapa o un café con pastas, y en el que, por la noche, puedes bailar como un descosido mientras tu grupo actúa en un fantástico escenario, el altar mayor de la iglesia; o mientras el d.j. de turno pincha buena música.

Os aseguro que uno tiene una sensación morbosa cuando baila tomándose una copa y fumándose un cigarro dentro de una iglesia. El sentimiento de estar saltándote las normas llega al colmo de la provocación cuando le plantas un besazo a tu chico. Entonces piensas: si me viera mi abuela diría que el mundo está loco.

8 comentarios:

Javier Villegas dijo...

Hola Pinayara tus relatos describen una bonita ciudad, las fotos me encantaron.

Pero bueno como que la iglesia se transforma en una pequeña Sin City...jejeje
con tanto baile, licor y música

Tú abuela seguro diria esa no es nieta mia...jejeje

Quien imaginaria en lo que terminaria un templo de oración
Besos

Javier Villegas dijo...

Ahhh olvide decir primero...jajaja

A. dijo...

De Toledo me encanta que conserva muchos escudos familiares sobre las puertas de las casas (nadie les hace ni caso!).
Un saludote

Musa Ambulante dijo...

¡Por favor! Yo quiero ir. :D :D :D Qué fuerte, una iglesia convertida en discoteca y lugar de perdición??? Ufff, yo creo que el Vaticano no ex-comulgaba si llegara a enterarse. :)

Tendría que decidirme algún día a visitar a Toledo, digo.


Muak!

Pinayara dijo...

Hola muchachos.
El tiempo pasa volando cuando uno está muy ocupado. Cuando esto pasa, uno no es capaz de ganar, ni siquiera, unos minutos al reloj para evadirse de la realidad frente a la pantalla del ordenador.

Javier: Toledo es una ciudad preciosa, en ese viaje a España que tienes pendiente debes incluirla entre las ciudades a visistar, te encantará.

A. Tienes razón. El encanto de Toledo no está sólo en lo grande, en los lugares visitados por los turistas. La belleza de la ciudad se respira al pasear por sus calles y al observar los pequeños detalles.

Musa: Estar en el Círculo en sábado por la noche de fiesta te hace sentir "niña mala". Supongo que los toledanos, muy tradicionales ideológicamente en su mayoría, ya se han acostumbrado a esta transgresión.

Un besazo a todos, os echaba de menos.

Anónimo dijo...

Hola:
Una toledana saluda. Y os invita a visitar esta ciudad tan bonita y con tanto encanto. Vivir aqui está genial con sus pequeños inconvenientes de una ciudad un poco atras en algunas cosas pero con la tranquilidad de sus calles y plazas. El circulo admito que tiene su encanto y es algo original, pero hay muchos sitios me atrevo a decir que mejores. Aqui hay que mirar para todos lados, arriba, abajo y de vez en cuando darse la vuelta para ver lo que dejas a la espalda porque cada calle encierra algo mágico, una perspectiva única. No dejeis de visitarla y buscad rincones unicos, todas las fotos serán bonitas. Un besazo.

Pinayara dijo...

Tienes toda la razón del mundo. Pasear por el casco antiguo de la ciudad es toda una gozada. Estoy deseando volver para reencontrarme con tu hermosa ciudad.

Besos.

Fabiana dijo...

hola! I'm Fabiana from Italy and I went to Toledo last week, I really appreciated the Circulo de Arte and I really would like to come back sooner or later!!!
Besos from Rimini (Italy)